Peripecias del no

Luis Chitarroni

Prólogo de Patricio Pron

En abril de 1988 («el peor momento de la industria editorial» del país, según afirmarán sus fundadores), surge en Buenos Aires la revista literaria Babel, uno de los hitos culturales más estimulantes de la posdictadura argentina. Su aparición supondrá el salto a la palestra del grupo literario Shanghai, a cuyos componentes, hartos de los efectos residuales del boom, se tildaría maliciosamente de dandies y posmodernos europeizantes y cuya propuesta estética e ideológica sostenía la autonomía de la literatura tanto ante la política como ante el mercado. A su alrededor se congregaron, entre otros, autores como el propio Chitarroni, María Moreno, Daniel Samoilovich, Sergio Chejfec, Sergio Bizzio, Martín

Caparrós, Daniel Guebel o Alan Pauls, varios de los cuales transitan de forma recurrente, bien que transfigurados, por las páginas de Peripecias del no, una novela en clave sobre los fulgores y fracasos de la literatura argentina moderna, armada a partir de apuntes diarísticos, citas, listas, diálogos, ensayos, cuentos truncados, artículos o poemas de escritores apócrifos: órganos independientes pero no autónomos que funcionan como un solo cuerpo, y en los que Chitarroni, uno de los grandes ironistas contemporáneos en lengua española, prescinde de la trama para desplegar con escepticismo y mordacidad los grandes motivos borgeanos de la erudición, la construcción del canon y la consagración literaria. No casualmente, Peripecias del no se nos presenta como una obra en marcha, babélica, digresiva, gozosamente inconclusa, que dinamita las convenciones del género a fin de soslayar lo que Bioy Casares dio en llamar el «riesgo de lo novelesco»y donde las fronteras que separan la tradición y la experimentación quedan definitivamente desdibujadas. 



ISBN: 978-84-124114-1-6 | Género: Ficción contemporánea | Formato: 135 x 215 mm | Encuadernación: Rústica cosida con solapas | Páginas: 240 | Lanzamiento: noviembre 2021 | Edición: 1ª | Precio: 17 €


LUIS CHITARRONI (Buenos Aires, 1958) es escritor, editor y crítico literario. Inició su carrera como colaborador y redactor de críticas literarias en diversas revistas y medios de comunicación de Argentina y el extranjero. Entre su breve y selecta producción literaria, conviene destacar el volumen de semblanzas sobre escritores reales e imaginarios titulado Siluetas (1992)escritas por encargo de la revista Babel; la novela El carapálida (1997, 2012); la colección de ensayos Mil tazas de té (2008); el artefacto narrativo Peripecias del no: Diario de una novela inconclusa (2007; Firmamento, 2021); el libro de relatos La noche politeísta (2019); la serie de lecturas y conferencias celebradas en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires y reunidas en Breve historia argentina de la literatura latinoamericana (a partir de Borges) (2019), y el que es hasta la fecha su último título, Pasado mañana. Diagramas, críticas, imposturas (2020), que compila reseñas, artículos, prólogos y ensayos escritos por el autor a lo largo de casi treinta años. A su cargo figuran asimismo, entre otras, la edición crítica de La muerte de los filósofos (2009) y de Los escritores de los escritores (2013). Después de trabajar durante más de dos décadas en la célebre Editorial Sudamericana, en la actualidad Chitarroni se desempeña como editor del sello independiente argentino La Bestia Equilátera, del que es asimismo fundador, y colabora regularmente en diversos diarios y revistas culturales.


Chitarroni tiene el don de la anacronía, del recelo emotivo y la demora, afecciones que permiten llegar a un libro a tiempo, es decir, temprano para la historia y tarde para quienes prefieren leer las necesidades de la literatura en la contingencia del presente

OLIVERIO COELHO, El País


Su publicación fue el hecho más destacado de la literatura argentina en 2007

BEATRIZ SARLO


Ágrafa es, por supuesto, Babel, la revista que Chitarroni creó en la década de 1990 junto a Daniel Guebel, Sergio Bizzio, Alan Pauls, Sergio Chejfec y Martín Caparrós, una «farándula sin crédito en la novela contemporánea» a la que el autor otorga nombres imposibles como «Hilarión Curtis»«Nicasio Uhrlihrt»«Elena Siesta»«Federico Prosan»«Lalo Sabatani» y «Delfín Heredia»

PATRICIO PRON, Letras Libres  


La obra de Chitarroni está deliberadamente fuera de lugar, es irreductible, vislumbra el futuro desde un presente perpetuo, habla una «lengua rara», se oculta, refuta el tiempo al anteponer su carácter de remanente al relato de su improbable construcción (...). Leer Peripecias del no es, en ese sentido, experimentar una literatura de la negatividad y de la resistencia -al imperio de la anécdota, a la completitud, a la supuesta exhaustividad de la memoria, a la voluntad de decir, al torpe fingimiento de una realidad ordenada que practican ciertas obras literarias

PATRICIO PRONYes I Said Yes I Will Yes (prólogo)

Chitarroni siempre ha conseguido aparecer al margen de la fotografía, ligeramente borroso, como un fantasma o como la sombra terrible que preside la literatura argentina, la explica y le da sentido

PATRICIO PRON, Letras Libres


Visitar países lejanos es una experiencia melancólica (...). Pero visitar el de Chitarroni es extraordinariamente estimulante porque devuelve la convicción de que (...) una literatura fantasmal puede recuperar el terreno perdido ante las fuerzas de la industria del entretenimiento; la certeza de que, dada la situación de alarma que vivimos, y pese a los esfuerzos ingentes de tantos editores, la literatura no terminará antes que el mundo que le sirve de referente

PATRICIO PRON, Letras Libres 


Chitarroni subvierte con cada nuevo libro las ideas más habituales en torno a la supuesta unidad de la obra literaria y la figura del autor, así como a la posibilidad de que ambas puedan poner freno a la proliferación del sentido que resulta de la lectura del texto por parte de lectores distintos y en sitios diferentes, y lo hace con un número no especialmente limitado de recursos

PATRICIO PRON, Yes I Said Yes I Will Yes (prólogo) 


Peripecias del no puede no parecer una novela, pese a que la recorre algo parecido a un relato sin anécdota acerca de una revista llamada Ágrafa y los personajes se repiten de pasaje en pasaje; pero su posible exclusión del género como producto de las ideas que nuestra época tiene acerca de su naturaleza constituye el argumento más apropiado que pueda encontrarse para otorgarle esa condición de novela; es decir, de ensayo

PATRICIO PRON, Yes I Said Yes I Will Yes (prólogo)