AGNES SMEDLEY (1892, Osgood, Misuri; Londres, 1950) fue una escritora y reportera feminista estadounidense. Comenzó a trabajar a edad temprana para ayudar a sus padres y se vio obligada a abandonar la escuela y la casa familiar en 1908, desempeñándose durante años como maestra en diversas escuelas rurales del suroeste del país. En 1916 se trasladó a Nueva York, en cuya Universidad asistió a clases y donde trabó amistad con algunos de los principales líderes revolucionarios indios en el extranjero. En 1919, contrajo matrimonio con Virendranath Chattopadhyaya y estableció su residencia en Berlín, involucrándose activamente en varias causas civiles dirigidas a socavar la dominación británica en la India. Se graduó en estudios asiáticos mientras enseñaba inglés en la Universidad y escribió la que sería su única novela, Hija de la tierra, cuya publicación conoció un gran éxito crítico. Tras su separación en 1929, se mudó a Shanghái como corresponsal del periódico liberal Frankfurter Zeitung y viajó incansablemente para dar testimonio de la guerra civil que asolaba el país y de la evolución del movimiento comunista chino, al que consagraría varios libros. A su regreso a los Estados Unidos en 1941, Smedley continuó difundiendo y respaldando públicamente el mensaje del comunismo. Con el inicio del macartismo en 1950, sin embargo, la reputación de Smedley, a la que se acusaba de ser una espía soviética, quedó irreparablemente dañada, apartando de su horizonte cualquier posibilidad de encontrar trabajo. Smedley se refugió en Inglaterra, donde aún sacaría fuerzas para completar su biografía de Zhu De, muriendo poco después a causa de una complicación quirúrgica. Fue incinerada en Oxford y sus cenizas fueron depositadas en el Cementerio Revolucionario de Babaoshan, en Pekín. 


Hija de la tierra


ISBN: 978-84-124114-8-5
Traductor: Rafael Busutil
Género: Ficción autobiográfica
Formato: 135 x 215 cm
Encuadernación: Rústica cosida
Páginas: 448
Lanzamiento: julio 2022
Edición: 1ª
Precio: 23 €

Esta novela trata esencialmente de la lucha de Smedley por alcanzar una conciencia espiritual en un mundo de crueldad y privación inimaginables (...). Una sociedad al completo se perfila en sus páginas (...). El poder de Hija de la tierra reside en el calor erótico que impregna cada página del libro, erótico en el sentido griego de fuerza vital

     VIVIAN GORNICK, The Village Voice


Un libro precioso y de valor incalculable

     ALICE WALKER, autora de El color púrpura


Los recuerdos de Agnes Smedley saben a hambre

     MYRA JEHLEN, The New York Times Book Review